domingo, 22 de enero de 2017

Artefactos en madera y el deleite de lo digital

En mi investigación sobre las tecnologías digitales en Colombia, me he encontrado rodeado en varias ocasiones de objetos hechos en madera. Desde los anuncios de mesas para computadores e impresoras en la sección de computadores en El Tiempo, hasta algunas de las cabinas y escritorios de los cafés internet, la presencia de la madera me ha hecho pensar en su lugar en las experiencias de lo digital más allá de lo que sucede en los encuentros virtuales. Por ejemplo, en la segunda versión de la Feria Compuexpo en 1984, los organizadores decidieron alternar la exhibición de computadoras personales, con una exposición sobre Leonardo DaVinci. Como señala, el pie de foto de la imagen publicada en El Tiempo de abril 9 de 1984, los objetos, como la maquina voladora o el auto autopropulsado (en la imagen) eran reproducciones en madera. De cierta manera, las máquinas de madera de Da Vinci articulaban una versión particular de la historia de la tecnología y la invención.

Imagen de El Tiempo. Abril 9 de 1984

Sin embargo, en medio de esa distancia historia entre máquinas de madera y maquinas compuestas internamente de silicio, hay múltiples autómatas, pianos automáticos y telares que también utilizan la madera como soporte de la automatización. Y si bien muchas de ellas se refieren a modelos del siglo XIX, muchas de ellas perduran o se ha reactivado a la hora de dar forma a las experiencias de lo digital. Como relata Angel Unfried en su texto sobre las rockolas en Ensamblando Heteroglosias, gran parte del placer estético de las rockolas está en los diseños solicitados por los clientes. Desde motos hasta vacas, si bien el placer está en la gran cantidad de selecciones musicales o, principalmente, de la potencia del sonido, lo que también mueve el negocio es la experiencia material mediada en este caso por el trabajo de carpinteros. Más aun, en la creación de un objeto como la rockola, la producción articula circuitos locales con información que fluye en internet.

Dentro de una rocola. Tomado de Ensamblando Heteroglosias.
Tomado de Ensamblando Heteroglosias

Por tal razón es que, al hablar de lo digital, las experiencias se conectan con múltiples legados y valores articulados en los usos que en otros lugares le damos a los objetos, en este caso, los objetos hechos en maderas. Pensar, por ejemplo, en el televisor o el radio como un mueble, no es solo pensar su dimensión electromagnética, sino lo que implica estéticamente a través de la madera. Podríamos hablar también de legados, como el de la creación de espacios para la privacidad, al comparar un confesionario y una cabina de internet. Seguir este rastro, si bien me alejaría de la historia de los dispositivos tecnológicos centrada en la innovación, me permitiría recorrer historias donde los usuarios tienen ciertas expectativas, y en donde el diseño recurre a múltiples conexiones que ocurren en donde esos dispositivos circulan. 

Telar de Jacquard. Una de las maquinas pioneras de la automatizacion.

No hay comentarios:

Publicar un comentario