viernes, 2 de abril de 2010

¿Qué puede decir la historia de la educación sobre las nuevas tecnologías?

Hace algunas semanas Henry Jenkins publicó en su blog una entrevista con Rich Halverson, coautor con Allen Collins del libro Rethinking Education in the Age of Technology: The Digital Revolution and Schooling in America. En la entrevista, Jenkins destaca el enfoque histórico que logra "situar el momento de transición mediática en relación con varios cientos de años de la educación americana". Los cambios en el aprendizaje desde la perspectiva de Halverson y Collins, no se refieren tan sólo a cambios cognitivos, sino que responden a transformaciones sociales en donde efectivamente la figura de la escuela se ve cuestionada. Su trabajo consiste en gran parte en recuperar esas líneas de fuerza que atraviesan la concepción de la educación en la sociedad norteamericana vinculadas con la misma formación de los Estados Unidos como nación.

Una idea que deja la perspectiva de este estudio es que en el campo histórico también deben afrontarse las complejas relaciones entre tecnologías y educación, ya que allí emergen situaciones locales emparentadas con los proyectos educativos nacionales, apropiaciones particulares de la pedagogía y experiencias frente al conocimiento relacionadas con saberes tradicionales. Herramientas para mirar esas relaciones no son difíciles de encontrar en los trabajos de varios investigadores que desde hace años han documentado la historia de la educación en Colombia y que desde diferentes perspectivas no sólo han recogido los grandes relatos de la legislación y las reformas educativas de nuestro país, sino la historia de la vocación de ser maestro.

A la idea de Jenkins sobre el balance entre las infladas esperanzas de los defensores de lo digital y los miedos inflados de quienes dejan a la tecnología por fuera del salón de clase, habría que agregar que una perspectiva como la de Halverson y Collins busca reubicar en la cultura digital contemporánea tanto a los profesores, como a los espacios de aprendizaje, sin declarar desde el comienzo la idea de una brecha generacional infranqueable o la eliminación de la escuela como posibilidad de encuentro y experimentación de lo social. Frente a la cantidad de nuevos conceptos que "redefinen" lo que es e-ducación, sumado a los formatos y procedimientos asociados a certificaciones de calidad, es importante ofrecer salidas del lenguaje y empoderar (en un sentido crítico) a quienes en algún momento tomaron la decisión de dedicar su vida a la enseñanza.






No hay comentarios:

Publicar un comentario