lunes, 29 de marzo de 2010

Visualizaciones del tiempo


Joseph Priestley New Chart of History (1769)

El gran repositorio de recursos pedagógicos que es eduteka, tiene desde hace tiempo un módulo dedicado al aprendizaje visual en el que se describen diferentes Organizadores gráficos, unos de los cuales son las líneas de tiempo. Las líneas de tiempo permiten ordenar una secuencia de eventos o de hitos sobre un tema, de tal forma que se visualice con claridad la relación temporal entre ellos.

Recientemente, y en el marco del evento humanities + digital 2010, hyperstudio (Digital humanities at MIT) publicó dos entradas en su blog, en el que se esboza una historia de este tipo de visualización. La presentación trae consigo la crítica a las aplicaciones que por defecto generan líneas de tiempo que a veces terminar por reducir la complejidad de los hecjos históricos.

Sobre esa dimensión técnica de las herramientas de creación de lineas de tiempo, es que la idea de un historiador programador tiene gran relevancia y los aprendizajes en las áreas estéticas y de programación pueden ayudar al trabajo de manejo de las fuentes y los datos. Varios de los programas presentados en el portal eduteka, cumplen con el objetivo de trazar lineas de tiempo, pero lo cierto es que la gramática de estas es mucho más amplia. Tanto la animación como la simulación pueden hacer que las líneas de tiempo tengan acceso a una cantidad mayor de metáforas.

El camino comienza cuando la opción de trabajo se traslada de un software que crea la linea de tiempo a uno en donde se comienza desde cero. Esta es la idea de aplicaciones como scratch (desde cero) o etoys, en donde el camino es más largo, pero permite involucrar no sólo el tema de aprendizaje sobre el tiempo (que es sobre el cual más insiste eduteka) sino también la dimensión estética (ya que soy yo quien escoge como representar) y otra de orden lógico asociada a la programación (en la que se crean por ejemplo interacciones o secuencias automáticas). Es también la filosofía detrás de Processing, frente al que su creador Ben Fry, señala que era una necesidad desarrollar un programa que no constriñera las capacidades creativas en el diseño de visualizaciones.

Interface del proyecto Make History del National September 11 Memorial Museum

Detrás de estas ideas emerge una pedagogía de la visualización, entendida no sólo como la capacidad de interpretar gráficas estadísticas, sino de aprender los procesos con los cuales realidades complejas se transforman en representaciones visuales. Es interesante señalar, que este tipo de línea crítica siempre ha estado en el corazón de las iniciativas de alfabetización en medios (media literacy) pero que ahora se trasladaría a objetos como infografías, diagramas, y demás organizadores gráficos.

En la formación de un historiador o historiadora, esto trae consigo la idea de que su aprendizaje audiovisual no sólo se remite a las posibilidades narrativas de medios como la televisión o el cine, sino que también debe trasladarse a los libros de divulgación (y no sólo los textos escolares), por donde han pasado una gran cantidad de imágenes en donde se representa el tiempo.

Pero si lo trasladamos al campo de la educación escolar, estaríamos introduciendo un campo de trabajo colaborativo en donde confluyen un gran número de destrezas. La creación de infografías pueden ser una herramienta valiosa de trabajo en equipo, de búsqueda de información y de comunicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario